¿Cuál es la probabilidad de que adivinen tu contraseña por azar?

Pin tarjeta de credito

Las contraseñas están presentes en nuestra vida cotidiana, las utilizamos todos los días, desde el PIN formado por cuatro dígitos con el que autorizamos las compras de nuestra tarjeta, hasta contraseñas más complejas como la de acceso a nuestras redes sociales y a nuestra privacidad. La seguridad de nuestras contraseñas es algo que debemos tener presente a la hora de elegirlas, veamos cuál es la probabilidad de adivinar nuestra contraseña por puro azar.

En castellano denominamos combinación a toda serie de signos, ignorando si el orden es un factor a tener en cuenta, sin embargo en Matemáticas esto esto no es así, ya que se llama combinaciones a los conjuntos de signos en los que no importa el orden, mientras que las permutaciones son conjuntos de signos donde se tiene en cuenta el orden.  Las contraseñas son combinaciones ordenadas o permutaciones, ya que no es lo mismo 1-2-3-4,  que 4-3-2-1.

La fórmula para calcular las posibilidades de una serie de signos ordenada y en la que se pueden repetir elementos es n^r, siendo n el número de caracteres posibles, y r el número de caracteres que forman nuestra contraseña.

Imagina que la contraseña para acceder a Facebook de un usuario es la siguiente: “Pies=a3.1415”. Las posibilidades de adivinar esta contraseña por azar, están determinadas por dos factores: el número de signos que pueden utilizarse para formarla (n), y el número de elementos que la forman (r).

¿Cuáles son los signos posibles de nuestra contraseña?

  • 10 números: 0,1,2,3,4,5,6,7,8,9
  • 52 caracteres del alfabeto (Tomando como referencia el alfabeto inglés existen 26 caracteres, que distinguiendo entre mayúsculas y minúsculas se convierten en 52 caracteres)
  • 50 caracteres especiales, ya que tomamos los  51 caracteres de puntuación presentes en el standard del teclado americano, excluyendo el espacio: !”#$%&’()*+,-./:;<=>?@[\]^_‘{|}~,.;:¿?¡!()[]“-/\*&   Más información en la página de la OWASP.

En total suman 112 posibles signos. Las posibilidades de una contraseña de 12 caracteres, en la que hay 112 signos posibles son cerca de cuatro cuatrillones.

112 elevado a 12

112^12 =  3 895 975 992 546 975 973 113 856

La tierra tiene unos 4.500 millones de años, es decir, más de 2.365 billones de minutos. Habría que probar más de 1.647 millones de claves por minuto desde el día 0 de la Tierra para tener la certeza de acertar nuestra clave.

1647 billones
¿Qué pasa si sólo utilizamos signos alfanuméricos y una contraseña de 8 caracteres?

Que las posibilidades se reducen a 218billones. ¿Te parecen muchas?

218 billones

La capacidad promedio de un ataque de fuerza bruta es de 4mil millones de combinaciones por segundo, es decir, en poco más de 15 horas reventarían tu contraseña de 8 caracteres formada por signos alfanuméricos.

54mil segundos

¿y cuál es la probabilidad de adivinar el código PIN de una tarjeta de crédito? Una entre diez mil.

una entre diez mil

Ahora bien, ¿has elegido los signos que componen tu contraseña por azar? Si “los has elegido”, la respuesta es no. Como vimos cuando escribí sobre el efecto priming,  nuestros pensamientos están influenciados por el entorno en que vivimos, y lo que pasa por nuestra mente tiene relación con nuestras experiencias, no con el azar. Es posible presentar estímulos a lo largo del día a una persona para que a la noche, cuando le pidan que elija un número del 1 al 100, su respuesta sea 57, aunque él mismo no sea consciente de por qué lo ha elegido.  Es por eso que a la hora de elegir nuestras contraseñas es recomendable utilizar una parte totalmente aleatoria generada por un generador de contraseñas.

A continuación os dejo unos recursos interesantes para comprobar la fuerza de vuestras contraseñas:

Calculadora de posibilidades: http://www.disfrutalasmatematicas.com/combinatoria/combinaciones-permutaciones-calculadora.html

Comprobador de seguridad de contraseñas teniendo en cuenta varios factores: https://password.es/comprobador/

Comprendiendo el azar: La regresión a la media

Regresion a la media

El psicólogo Daniel Kahneman daba una conferencia a los pilotos del ejército israelí sobre el saber popular en la modificación de conducta. Durante la conferencia afirmó que el refuerzo positivo es más efectivo para corregir una conducta que aplicar el castigo. Un instructor de vuelo presente en la sala se puso en pie y contradijo a Kanheman, el instructor aseguró que sus alumnos mejoraban después de recibir una buena bronca por una mala ejecución, y sin embargo apenas mejoraban tras ser elogiados por un buen vuelo. A raíz de este suceso, Kanheman comenzó a elaborar lo que años más tarde resultaría en la teoría de las perspectivas, gracias a la cual recibiría el premio nobel de economía junto al psicólogo cognitivo Amos Tversky.

El refuerzo positivo es más efectivo que el castigo, la ciencia lo ha probado con animales y con seres humanos,  ¿Por qué el instructor de vuelo percibía lo contrario? La culpa la tiene la regresión a la media, que se define como: “el fenómeno en el que si una variable es extrema en su primera medición, tenderá a estar más cerca de la media en su segunda medición y, paradójicamente, si es extrema en su segunda medición, tenderá a haber estado más cerca de la media en su primera”. Es decir, un suceso extraordinario, es más probable que sea seguido de un suceso más normal que de otro suceso extraordinario. ¿Por qué es importante  ser conscientes de esto?  Los pilotos mejoran su pericia a base de mucha práctica, su curva de aprendizaje es ascendente pero la mejora se produce poco a poco. Imaginemos que un piloto ha realizado un gran vuelo, que ha tenido un día extraordinariamente bueno, el instructor lo elogia. ¿Qué es lo más probable que suceda al día siguiente: otro día extraordinariamente bueno o un día más normal?  Ahora pongamos el caso contrario, que el piloto ha tenido un  día muy malo, extraordinariamente malo, ha estado a punto de estrellar el avión, y por ello el instructor le ha echado una buena bronca (castigo). ¿Qué es lo más probable que suceda el próximo día: otro susto o que sea un día más normal? Según la teoría de regresión a la media, lo más probable en ambos casos, es que el día siguiente la ejecución del piloto sea más normal, que tienda a la media.  El instructor sin embargo, no está pensando en la teoría de la regresión a la media, sino en que tras una bronca el piloto ha mejorado, y tras el elogio no parece haber mejorado, por lo que cree que el castigo es más efectivo que el refuerzo positivo, pero, ¿es eso cierto?

Igual que el instructor israelí, en nuestra vida cotidiana somos víctimas de la incapacidad de nuestra mente para interpretar el azar. Piensa en lo orgulloso que te sientes cuando tu equipo favorito golea a uno de los de arriba, y lo hace después de cuatro derrotas consecutivas, sin duda el próximo partido volverá a ganar, aunque lo más probable es que sea  un partido más normal, y si lo habitual es perder, perderá, aunque nos empeñemos en creer lo contrario.

Solución al problema de las tildes en Sublime y Linux

Sublime logo

Si utilizas sublime en Linux y no consigues que acentúe las palabras,  puedes aplicar la siguiente solución, aunque no ataca a la raíz del problema (que se debe a una  configuración inadecuada en el método de entrada del teclado), sí  solventará el problema y podrás acentuar las vocales. Personalmente todavía no  he conseguido averiguar  por qué sublime no acentúa las palabras, si sabes a que puede deberse, por favor deja un comentario.

Sublime cuenta con una opción personalizable llamada key bindings,  que son atajos de teclado, y permite crear lo que queramos, sólo hay que seguir la siguiente estructura:
Key:[las teclas que queramos], command:”indicar que debe hacer”, “args”:{argumentos que deben ser pasados al comando}
En la información oficial de Sublime podéis encontrar más información.

Al grano: para añadir tildes a las palabras deberás ir a Preferences -> Key Bindings (User) y añadir los siguientes atajos de teclado:  (sólo tienes que pegar  el código y darle a guardar, una vez guardados los cambios ya debería acentuar las palabras.)


// Acentuar vocales

// a, [á, å, ä]
{ “keys”: [“´”,”a”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “á”}},
{ “keys”: [“°”,”a”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “å”}},
{ “keys”: [“¨”,”a”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ä”}},

// A, [Á, Å, Ä]
{ “keys”: [“´”,”A”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Á”}},
{ “keys”: [“°”,”A”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Å”}},
{ “keys”: [“¨”,”A”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ä”}},

// e, [é, ë]
{ “keys”: [“´”,”e”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “é”}},
{ “keys”: [“¨”,”e”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ë”}},

// E, [É, Ë]
{ “keys”: [“´”,”E”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “É”}},
{ “keys”: [“¨”,”E”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ë”}},

// i, [í, ï]
{ “keys”: [“´”,”i”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “í”}},
{ “keys”: [“¨”,”i”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ï”}},

// I, [Í, Ï]
{ “keys”: [“´”,”I”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Í”}},
{ “keys”: [“¨”,”I”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ï”}},

// o, [ó, ö]
{ “keys”: [“´”,”o”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ó”}},
{ “keys”: [“¨”,”o”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ö”}},

// O, [Ó, Ö]
{ “keys”: [“´”,”O”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ó”}},
{ “keys”: [“¨”,”O”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ö”}},

// u, [ú, ů, ü]
{ “keys”: [“´”,”u”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ú”}},
{ “keys”: [“°”,”u”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ů”}},
{ “keys”: [“¨”,”u”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ü”}},

// U, [Ú, Ů, Ü]
{ “keys”: [“´”,”U”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ú”}},
{ “keys”: [“°”,”U”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ů”}},
{ “keys”: [“¨”,”U”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ü”}},

// y, [ý, ÿ]
{ “keys”: [“´”,”y”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ý”}},
{ “keys”: [“¨”,”y”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “ÿ”}},

// Y, [Ý, Ÿ]
{ “keys”: [“´”,”Y”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ý”}},
{ “keys”: [“¨”,”Y”], “command”: “insert”, “args”: {“characters”: “Ÿ”}}
]

Kolobee, un app que podría cambiar nuestro mundo

kolobee logoVivimos saturados de nuevas aplicaciones que nacen cada día con la promesa de cambiar nuestras vidas, la gran mayoría resultan en un fracaso o interés pasajero, pero puede que haya alguna que cumpla su promesa. Kolobee es una aplicación que podría cambiar nuestras vidas, lo hará poniendo en valor pequeños tesoros frente a los que pasamos cada día y de los que no somos conscientes.

Kolobee mapa puntos de interés

El funcionamiento es muy sencillo, gracias a la geolocalización Kolobee ofrece el mapa del lugar donde nos encontramos, sobre el mapa se sitúan multitud de candaditos. Cada uno de los candados representa un punto de interés donde ha ocurrido algún acontecimiento curioso o existe algún monumento escondido. Si queremos descubrir que hay detrás de un candado debemos acercarnos a menos de 200 metros de su ubicación.

Así comenzó mi historia; un buen día al salir del trabajo descargué Kolobee y decidí acercarme a uno de los puntos de interés que indicaba. Lo primero que descubrí fue que pasaba muy cerca de donde había sido asesinado el presidente Carrero Blanco durante la dictadura franquista. Poco a poco fui recorriendo más puntos de interés y aprendiendo un poco más de la ciudad donde vivo. Puedo decir que ahora veo la ciudad con otros ojos, y cuando viene algún invitado se sorprende con la cantidad de acontecimientos que relato.

¿Puede un app cambiar el mundo en qué vivimos? Sin duda si puede, la tecnología es capaz de cambiar nuestro comportamiento. Desde la aparición del primer iPhone en el año 2007, la sociedad se ha transformado. Ahora pasamos más tiempo fijando la vista en pantallas de 4, 5 o 6 pulgadas, que en el horizonte. En el caso de Kolobee, ha hecho que ese gran mundo que parecía estar perdiendo importancia frente a la pantalla del teléfono, vuelva a recuperar su protagonismo. ¿Será capaz de encontrar un modelo de negocio que le permita sobrevivir? Esperemos que sí. 🙂

De momento la aplicación sólo está disponible en Android, pero ya han anunciado que en septiembre publicarán la versión para iOS.

Una clave para ser feliz: ¡Compra experiencias!

Cabo de Gata¿Qué vas a hacer con la paga extra de este mes? Según las investigaciones del psicólogo Thomas Gilovich, serás más feliz si inviertes el dinero en irte de viaje que en comprar una televisión. Los productos que compramos van perdiendo su valor, imagínate que inviertes 800 euros en el nuevo Galaxy S6, o en el iPhone 6 si eres un fan de Apple, tendrás el mejor móvil del mercado pero en un año sólo será un móvil obsoleto. ¿Qué sucede si inviertes los 800 euros en un viaje de una semana a la Riviera Maya? Tendrás un recuerdo para toda la vida, una experiencia que podrás compartir y de la que comenzarás a disfrutar ya antes de coger el vuelo.

Cuando esperamos un acontecimiento, ya sea un viaje o un concierto, el sólo hecho de anticipar el evento genera en nosotros un sentimiento de felicidad, nuestra mente vaga sobre el evento, sobre lo que disfrutaremos, mientras que si vamos a comprar algo material, esa sensación pre-compra, es una sensación marcada por la impaciencia. Las experiencias se relacionan más con la conducta social, con la identidad de la persona y la conexión con el mundo. Es más probable que hables con tu compañero de trabajo porque los dos habéis visto la misma película este fin de semana que porque los dos tenéis el mismo coche. Los bienes materiales pueden hacernos felices en el momento de la compra, pero nos adaptamos a vivir con ellos rápidamente y dejan de producirnos felicidad. (Tú nuevo iPhone de hoy, no te provocará ninguna felicidad dentro de dos meses).

Las personas no solemos interesarnos sobre las posesiones de los demás. Comparar el valor de dos productos es fácil, ¿Es mi coche mejor que el de mi vecino? Si, ¿eres más feliz por ello?, puede. ¿Tú coche es mejor que el de tu jefe? no, ¿eres más feliz por ello? Prefieres no pensar en eso. Comparar el valor de dos experiencias es algo improbable, cuando hablas de una experiencia no importa si tu salario es mayor o menor que el de quien lo está escuchando. Las personas nos sentimos felices viviendo experiencias, disfrutamos planeándolas, hablando sobre ellas y recordándolas. Por mucho que el sistema capitalista nos bombardee tratando de asociar la felicidad a un producto, la realidad es que las personas somos más felices hablando de nuestro último viaje al Tibet que de los extras que tiene nuestro coche. Si tuviese que escoger un slogan para una campaña publicitaria sobre en qué invertir el dinero, sería este: Live it, don’t buy it! 😉

¿Qué hace un analista web?

que hace un analista digitalLa profesión de analista web es relativamente nueva y ha ido ganando importancia en los últimos años, en la actualidad es un perfil con alta demanda y muy bien cotizado. El objetivo de este post es explicar en qué consiste el trabajo de un analista web, ya que a pesar de ser una profesión en auge, es una incógnita para aquellos que no trabajan en el “mundo online”.

En primer lugar, hay que decir que el término “analista web “ está obsoleto, se ha transformado en “analista digital”, ya que ahora la página web es sólo uno de los varios activos digitales que las empresas tienen, por lo que el término “analista web” se ha quedado corto y hoy se necesita englobar al “analista de aplicaciones”, de “máquinas de vending”, “de smart tv”, “de frigórificos..” etc. (El Internet de las cosas ya es el presente y las interacciones de los usuarios con las “cosas” también son analizadas).

Internet es el canal de venta principal de muchas empresas, el eCommerce a nivel mundial crece a un ritmo superior al 10% anual, en España el crecimiento del negocio online supera el 20%, estos datos convierten al canal online en un factor clave para el crecimiento de las compañías, de ahí la importancia del analista digital.

¿Qué hace un analista digital?

El analista digital es el encargado de realizar recomendaciones para el negocio en base al análisis del comportamiento de los usuarios en los diferentes activos digitales de la empresa.

Es decir, el analista digital es el responsable de elegir las herramientas de medición adecuadas, decidir qué y cómo debe medirse y asegurarse de que aquello que se quiere medir se está midiendo correctamente. Además del comportamiento de los usuarios frente a la web, lo cual permite detectar fallos y realizar mejoras (botones no visibles, textos confusos en algún idioma, errores en la navegación, etc.), una parte fundamental del trabajo del analista es monitorizar el funcionamiento de las distintas campañas de marketing y dar respuesta a preguntas como; ¿es rentable pagar 20 céntimos por click en un anuncio de Google? ¿Venden más las campañas de e-mail que se envían los viernes a la tarde o las de los miércoles a las 9h?

Cada vez que nos conectamos a Internet (y también cuando no lo hacemos), generamos una gran cantidad de datos, si estos datos son analizados pueden convertirse en información valiosa sobre nosotros. Hace tiempo escribí un post con un ejemplo sobre esto “La relación oculta entre tus tarjetas de crédito y tu privacidad”.

¿Qué requisitos debe cumplir un analista digital?

Los requisitos que un buen analista digital debe cumplir son varios; en primer lugar debe ser una persona con capacidad de análisis, que domine las herramientas de medición digital, con conocimientos del mundo online, arquitectura web, navegación en aplicaciones, etc. y algo no menos importante, debe entender el negocio que está analizando y conocer cuáles son sus objetivos. En España la carrera de analista digital como tal todavía no existe, pero cada vez hay más formaciones y masters especializados, por lo que si te gustaría dedicarte a la analítica digital, es un buen momento. 😉

Blog personal Miguel Molina Alen | Psicología, Marketing, Actualidad TIC

Utilizamos cookies para ofrecer mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. CERRAR