Un experimento y un cuento muy monos de los que aprender

mono

 

Seguro que habrá oído hablar del experimento realizado por Keith Chen en la  Universidad de Yale, en el que se enseñaba a unos monos a utilizar monedas para intercambiarlas por comida, y en el que sorprendentemente uno de los monos entregó unas monedas a una hembra a cambio de sexo. Posteriormente la hembra canjeo las monedas por comida. Puede que sea el primer caso de prostitución animal documentado.  (Puede encontrar más información en el siguiente enlace.

Quizá también conozca  ese otro experimento, en el que se encerraba a cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos. Cada vez que uno de los monos subía a la escalera, los experimentadores lanzaban un chorro de agua fría sobre el resto de monos. Los monos aprendieron de esta relación, de forma que cuando uno de los monos  se disponía a subir por la escalera, los otros lo molían a palos.   Los científicos sustituyeron a uno de los monos. Como es lógico, el novato trató de subir por la escalera para coger los plátanos, y el resto de monos lo molieron a palos. Después de varias palizas el nuevo integrante no volvió a subir por la escalera. Posteriormente sustituyeron a otro mono, y cuando intentó subir por la escalera, el resto de monos le dieron una paliza, incluido el primer mono sustituido que nunca había recibido el chorro de agua. Todos los monos fueron sustituidos. Los investigadores no habían empleado el chorro de agua fría con ninguno de los monos que estaban en la jaula, pero no subían a por los plátanos porque habían aprendido que al que subía había que darle una paliza, aunque ninguno sabía por qué.

 El primer experimento es real, del segundo se ha hablado mucho, y si uno googlea “monos + escalera”, encontrará multitud de páginas sobre el experimento, pero hasta donde yo sé, es sólo un cuento. En el primer caso extraemos la importante lección de que el dinero, en alguna medida, corrompe. El segundo nos lleva a un cambio de paradigma; ver todas aquellas cosas que hacemos “porque así se ha hecho siempre” con otros ojos. En el caso del ser humano hay muchas cosas que se hacen, “porque así lo hemos aprendido”, pero nunca hemos tenido la oportunidad de experimentarlo por nosotros mismos. En mi opinión, cuestionarse las tradiciones no es ningún error, ni debería considerarse una falta de respeto hacia ellas. Como dijo el político británico Winston Churchill “Mejorar es cambiar; ser perfecto es cambiar a menudo.”.

@palabrasmiguel

Comentarios

  1. ComposDublin dice:

    Muy bien, yo el cuento de los monos lo conocía y siempre me pareció una trola.
    ¿Por qué no te animas a escribir acerca de los paradigmas y como romperlos?

  2. Gracias, lo tendré en cuenta. En el artículo de como convertir 5 dólares en 650 pongo el ejemplo de como utilizar el pensamiento lateral y romper un paradigma.

Opina

*

Blog personal Miguel Molina Alen | Psicología, Marketing, Actualidad TIC

Utilizamos cookies para ofrecer mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies