¿Por qué tu olfato puede ser una trampa?

Mi perro Ney con sus 300 millones de células olfativas, frente a los 5 del humano. :)

Mi perro Ney con sus 300 millones de células olfativas, frente a los 5 del humano. 🙂

Respecto a los sentidos el animal humano no es el mejor en nada, sin embargo puede presumir de ser bueno en todos. El perro tiene un gran olfato, pero el gusto y la vista lo tienen mucho menos desarrollados que las personas. Precisamente la vista es a través del cuál percibimos el 80% de la información. De los cinco sentidos el más primitivo es el olfato, y es a través de este por el que estamos más expuestos a las “trampas marketinianas”.  Nuestros receptores de la nariz conectan directamente con el sistema límbico, encargado de nuestras emociones. Se puede decir que con el resto de sentidos pensamos antes de reaccionar, pero con el olfato el cerebro responde antes de pensar.

 No es de extrañar que los responsables de Marketing se hayan dispuesto a impregnar de diferentes fragancias cada tienda y cada producto con el fin de evocar sensaciones en nosotros que nos induzcan a comprar; restaurantes con fragancia a hamburguesa con panceta recién asada, aroma a pan recién salido del horno en supermercados, etc.

 Durante un experimento, el doctor Alan Hirsch puso  dos pares de zapatillas Nike idénticos en dos salas separadas. Aromatizó una de las salas con una fragancia floral, y la otra no. Los participantes debían evaluar los zapatos en ambas salas y rellenar un cuestionario. El 84% de los sujetos mostró preferencia por las zapatillas que habían visto en la sala aromatizada, y además calcularon que valían 10 dólares más que las de la sala no aromatizada. En un experimento en una tienda de EEUU se demostró, como rociando con aroma vainilla las secciones de ropa para mujer, las ventas se duplicaban.

 En otro estudio una parte de los participantes se sentaron en una sala con un líquido limpiador con un leve aroma a limón, sin que los participantes lo supieran. El grupo control se sentó en una sala sin aromatizar. Se les pidió que escribiesen lo que pensaban hacer ese día. El 36% de los participantes de la sala aromatizada escribieron alguna palabra relacionada con la limpieza, frente a un 11% de la sala sin aromatizar. ¿Cuál será el mejor olor para pedir un crédito al banco? ¿Olor a oro?

 Puede encontrar más información en el cápitulo “A sense of wonder” del libro Buyology escrito por Martin Lindstrom.

 

@palabrasmiguel

 

Opina

*

Blog personal Miguel Molina Alen | Psicología, Marketing, Actualidad TIC

Utilizamos cookies para ofrecer mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies