La cara B del Marketing: Productos adictivos

La cara B del MarketingSi eres de los que sospechan que las empresas de alimentación utilizan deliberadamente ingredientes adictivos en sus productos, estás en lo cierto. Pero el uso de productos adictivos no se restringe sólo a los alimentos, sino que se ha demostrado que productos como una barra labial también contienen ingredientes cuya única finalidad es causar adicción. ¿Adicción al protector labial? Sí.

¿Te has parado a pensar alguna vez cuántas veces al día te aplicas el bálsamo labial? ¿Dos? ¿Cinco? ¿Veinte veces? A no ser que vivamos en un clima extremadamente frío como el polo norte, es improbable que los labios se agrieten tanto como para que sea necesario untarlos cada hora. Hay verdaderos adictos al protector labial, incluso existe una página dedicada a ayudar a personas con esta adicción; “Lip Balm Anonymous” . Hay quien argumenta que la adicción la crea el ritual relajante de aplicarse el bálsamo labial, sin embargo,  aquellos bálsamos que contienen componentes como el  mentol , son realmente adictivos.

El mentol  es un ingrediente no esencial que puede crear hábito, y no es el único ingrediente que los fabricantes de protectores labiales añaden en sus fórmulas para crear productos adictivos. Muchos también incluyen “fragancias, conservantes, lanolina y colorantes que pueden causar sensibilidad e irritación”, y componentes como fenol y ácido carbólico, que secan los labios y dificultan la tarea de las células cutáneas de producir su propia humedad. Esto provoca que los labios tarden más en producir su humedad natural, por lo que sentimos que los labios se nos secan antes, lo que nos obliga a volver a restregarnos la barra.

Las empresas incluyen este tipo de ingredientes con total impunidad, ya que su cantidad es muy baja y los presentan como ingredientes inactivos, adicionados para hacer más sabroso el producto.

Personalmente, después de descubrir la existencia  de la “obsolesciencia programada” en casi todos los productos que se fabrican actualmente, ya no me sorprende nada. La necesidad de las empresas de vender nos ha empujado a una espiral de consumo, que sólo la falta de recursos sobre el planeta consigue frenar. ¿Qué opináis?

Opina

*

Blog personal Miguel Molina Alen | Psicología, Marketing, Actualidad TIC

Utilizamos cookies para ofrecer mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies